Páginas

sábado, 21 de febrero de 2015

Lehengo salmenta - Primera venta

Kaixo guztioi, azken bolada honetan gutxi josi dut, gainera, Bartzelonan hainbat egun eman dut oporretan (nire Instagramera joan zaitezkete nire oihal-erosketak ikusteko) eta oraindik ez dut lurra hartu. Horrexegatik erdi prestatuta neukan sarrera hau argitaratzen dut gaurkoan. 
Gorbata-poltsa hau abenduan saldu nuen. Hemen daukazue atera nion argazki bakarra, lantokian, lankide baten enkargua izan zelako. Kontua hauxe da, gorbata-poltsen proiektua egin ahal izateko lankideei eskatu nizkien gorbatak, tiradoreetan ahaztuta zeuzkatenak edo amaginarrebak aspaldian oparitutakoak edo... Dozena erdia ekarri zidaten eta bertatik hiru aukeratu eta poltsak izan zitzakeen hiru ereduak osatu nituen. Amaitzean eta jabeei itxuraldatutako gorbatak eman aurretik, erakusketa egin nuen bertan eta badirudi handik pasatu zirenei gustatu egin zitzaiela.

Hola a tod@s, he cosido poquito últimamente, además he pasado unos días de vacaciones en Barcelona (podéis ver en Instagram mis compras de telas) y no he aterrizado todavía. Por eso publico hoy esta entrada que tenía medio preparada.
Vendí este bolso-corbata en diciembre. Aquí tenéis la única foto que le saqué, en el trabajo, ya que fue un encargo para un compañero. El caso es que para poder llevar a cabo el proyecto de bolsos-corbata, pedí a mis colegas (de curro, se entiende, no de fiesta ;)) corbatas olvidadas en cajones, regaladas por la suegra,... Bueno, me trajeron una media docena, de las que aproveché tres para coser los diferentes modelos de bolso. Al finalizar y antes de devolver a sus dueños las corbatas transformadas, hice una pequeña "exposición" y, al parecer, fue del gusto de quienes pasaron por allí.


Lankideetako bat liluratuta geratu zen emaitza ikusita eta produktuaren balio handienetako bat esklusibitatea zela esan zidan.
Handik gutxira, bere emazterentzat eskatu zidan bat, gaur aurkezten dizuedana, eta asko pentsatu eta gero, prezioa jarri nion eta berak onartu egin zuen. Tratua eginda. Egin nuen, ordaindu zidan eta punto. Eta punto? Ez. Bi hilabete pasatu dira handik eta oraindik bueltaka darabilt hau buruan: prezio egokia jarri nuen? Ez dizuet esango zenbat kobratu nuen, baina josten pasatu nituen orduak ez daude, inola ere, ordainduta. Hurrengo batean gehiago kobratuko nuela erabaki nuen, azken finean, esklusibitatea ordaintzen ari dira eta... baina nor egongo litzateke prest salneurri altuago bat ordaintzeko ?
Badakit honetaz asko hitz egin dela blogosferan, baina norberari egokitu arte ez dago jakiterik zer nolako buruhaustea den.
Hementxe uzten dizkizuet honetaz hitz egiten duten beste bi sarrera: Angeles Suredaren El Prensatelas eta Charo Murcianoren Cosiendo y aprendiendo blogetan aurkitutakoak.
Azkenean, eroslea eta saltzailea gustura geratzeko moduko prezioa jartzea onena dela uste dut, beti ere jakinda eta onartuta lana ez dela inoiz ondo ordainduta egongo. 
Eta zu? Kinka horretan egon al zara inoiz?
Hurrengora arte!!!

Uno de mis compañeros se quedó maravillado viendo el producto acabado y me comentó que uno de los mayores valores del mismo era la exclusividad. Pasado un tiempo me pidió uno para su mujer, el que os muestro hoy, y, después de pensarlo mucho, le puse precio y el lo aceptó. Trato hecho. Lo cosí, me pagó y punto. ¿Y punto? No. Han pasado dos meses desde entonces y todavía me ronda esto en la cabeza: ¿puse el precio adecuado? No os voy a decir cuánto le cobré, pero sí que las horas que pasé confeccionándolo no están, de ninguna manera, pagadas. Decidí que en otra ocasión cobraría más, al fin y al cabo, están pagando por la exclusividad... pero quién estaría dispuesto a pagar un precio más elevado?
Ya sé que se ha hablado mucho de esto en la blogosfera, pero hasta que no le toca a uno mismo no se puede saber qué dolores de cabeza trae el tema. Aquí os dejo dos entradas que hablan sobre esto, de los blogs El Prensatelas de Angeles Sureda y Cosiendo y aprendiendo de Charo Murciano.
Creo que, al final, lo mejor es establecer un precio en el que comprador y vendedor se sientan cómodos pero siempre sabiendo y aceptando que el trabajo nunca estará bien pagado.
¿Y tú? ¿Has estado alguna vez en esta situación?
¡¡¡Hasta la próxima!!!

23 comentarios:

  1. Pues sí, cuando trabajaba en el mundo del patchwork. Te aseguro que vender algo que tú has creado aporta mucho a tu autoestima, pero si dudas del valor que le has dado no tanto. Porque siempre te queda la duda de sí has valorado realmente bien tu propio trabajo. Por ello, yo en mi caso pido lo que vale, y quién quiera que lo pague. Si no, las molestias de hacerlo serán solo para mí o para quién yo decida regalar y punto. Pero que los demás sepan valorarlo tanto como tú.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se puede decir más alto, pero no más claro...Lo de la autoestima es verdad, pero también es verdad que es diferente vender algo a un desconocido que a un compañero de trabajo... hay otras implicaciones y creo que también por eso le sigo dando vueltas.
      Musuak

      Eliminar
  2. Tema peliagudo donde los haya, Nekane. Aquí chocamos con el mundo que nos rodea, con una economía insostenible basada en el progreso y en el crecimiento a toda costa; justamente a costa de quien confecciona los bienes de consumo, sean éstos los que sean, y de la calidad de acabados y materiales. La sociedad entera se ha acostumbrado a pagar poco por cosas que no cuestan lo que marca la etiqueta del precio, y eso hace daño a quien pretende crear con sus manos pequeños objetos únicos. Una camiseta no vale 5€, por muchos que las grandes superficies digan, ni un bolso como los que has confeccionado vale 25€ (el precio que he puesto es pura conjetura, ojo), aunque te hayan dado la materia prima y tú la hayas devuelto transformada. El tiempo (o sea, tu vida, que se va y no vuelve) y el esfuerzo (intelectual y técnico) que supone confeccionar algo no se pagan adecuadamente hoy en día (independientemente del coste de los materiales utilizados), justamente por esa visión distorsionada que tenemos ahora de la relación calidad-precio y valor-precio. En lo que a mí respecta, hasta ahora me he negado a coser para otros, a pesar de que he tenido ofertas; la última fue hace poco, coser bolsos de niña para otros (no iban a ser una venta directa mía), así que tenía que poner un precio bajo para que el vendedor tuviera margen comercial. Decliné, el trabajo que me suponía trabajar en un patrón, poner los materiales y el trabajo y encima tener que tasar todo a la baja no me compensaba. Supongo que, como en todo en esta vida, poner un precio depende de multitud de factores, pero el básico es que ambos -vendedor y comprador- estén de acuerdo. Y en esto, la clave es dar con tu nicho de mercado, con el público que sí está dispuesto a pagarte lo que puedas (razonablemente) pedir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que es peliagudo, sí señora. Yo no tengo intención de coser para el exterior, pero si alguien me lo pidiera otra vez, creo que estaría en la misma situación... En cuanto a la sociedad en que vivimos, recuerdo que hace unos veinte años, cuando frecuentaba el parque infantil con mi hija, empezaron a brotar como champiñones los "todo a 100", un poco antes que las tiendas chinas, y me horroricé cuando constaté que había madres/padres que pasaban a diario por esas tiendas para comprar un juguete nuevo a su churumbel. Ahí me di cuenta de lo consumistas que podemos llegar a ser, lo frívolos que somos con el consumo y lo que estábamos enseñando a las nuevas generaciones. Sigo horrorizada. Hoy por hoy mi hija me llama la nazi del "made in china" y la hippy del granel. Soy bastante pesimista respecto a este tema.En fin.

      Eliminar
  3. Congrats on the sale, Nekane! (You're one up on me in that sense...LOL.) For my part, I'm starting to think that if I can sell things that I make on my own for the price of materials, I'm probably satisfied. If someone asks me to make something specific, however, that is another thing altogether. Like your previous commenter said, it would be a matter of arriving at a price that is agreeable to both parties. I do think that even if we want to "make a living" selling handmade crafts, we need to be reasonable. For example, I have seen quilts on Etsy priced at over $500 and I have a hard time seeing how many sales that kind of pricing would generate!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Thank you, Rochelle.
      I think there must be a "middle way" to sell in a reasonable manner but, unfortunately, I can no find it :(

      Eliminar
  4. Hola Nekane!
    Comentaba con mi hija mayor y algunas de sus amigas, que la costura no es un trabajo rentable, en cuanto a cantidad de tiempo invertido en hacer una pieza y el valor que tiene en el mercado dicha pieza.

    La gente no está dispuesta a pagar mucho. Es más, la industrialización del mundo de la confección le quitó valor al trabajo manual, ya sea porque la gente no está dispuesta a pagar la tela + el trabajo, o porque le dan más valor a lo comprado que a lo hecho a mano. Cuando debería ser al contrario.

    Para que viesen la diferencia de horas invertidas y precio del trabajo finalizado, les ponía por ejemplo la comparación entre el trabajo de una modista y una peluquera.

    Mientras una modista hace un vestido, la peluquera hizo varios trabajos, entre ellos se puede incluir en una misma persona teñir, cortar y peinar; por el cual cobrará más del doble que los 22 € que cobró la modista (precio real de una modista que conozco y cose de maravilla) por un vestido de gala.

    Mientras el vestido, bien cuidado, le puede durar toda la vida, el peinado o corte de pelo durará poco tiempo. Sin embargo, el trabajo más valorado (del ejemplo) y que no duele pagar es el de la peluquera.

    Yo me niego a trabajar para fuera, simplemente porque no se ponerle precio al trabajo. Considero que lo que la gente está dispuesta a pagar es muy poco y yo me sentiría fatal, infravalorada.

    Solo cuando hago disfraces en grupo para mis hijas y sus amigas, suelo regalar mi trabajo; a veces me pagan las telas de mis hijas. Sé que no es suficiente, pero por ahora me vale.

    Cuando la gente no le quitaba los ojos a los disfraces de mis hijas, el orgullo que sentía era suficiente pago para tanto trabajo, simplemente porque puedo darme el lujo de no tener que obtener dinero a cambio de mi trabajo.

    Yo valoro mucho lo hecho a mano, lo único...la "imperfección"....todo aquello que nos hace diferentes...Y lo hecho a mano, tiene mucho valor para mí....Tal vez porque sé el trabajo que cuesta hacer una pieza.

    Y ahí radica el quid de la cuestión, cual es el valor real de una pieza? Cuanto están dispuestos a pagar por ella? Cuanto quieres pedir por ella?....

    Es la pescadilla que se muerde la cola...Y debemos ser nosotros quienes pongamos fin a esto y valoremos nuestro esfuerzo y trabajo y si no les interesa que busquen en otro lado.

    Hala! Ya te he dejado otro testamento ;))
    Moitos biquiños!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenísima la comparación del trabajo de peluquera y modista, no había pensado en ello de la manera que tú lo has planteado... Efectivamente, deberíamos ser nosotras quienes valoremos nuestro esfuerzo y nuestro trabajo aunque, estando las cosas como están, como alguien quiera vivir de lo que cose lo tendrá cada vez peor. Por cierto, baratísimo 22 euros por confeccionar un vestido de gala, no?
      Muchos besos, Klor la de los testamentos ;)

      Eliminar
  5. A ver, por dónde empiezo? Creo que ya te han dicho casi todo lo que iba a decir.

    Vender algo que has hecho tú, sube la moral. Hayas puesto el precio que sea, creo que has vendido barato. A mi me duele en el alma ver cuellos tejidos a mano por 10€ o 15€ y la gente encima intentando regatear. El trabajo hecho a mano de forma artesanal no está nada valorado hoy en día, la gente no lo aprecia.
    Por eso yo solo coso, tejo o ganchilleo para gente que sé que lo aprecia y que valora las horas pero sobre todo el cariño que has metido en terminar el producto.
    Por cierto, me encanta el bolso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya está todo comentado por ahí arriba, pero es verdad que nos hemos acostumbrado a pagar poquísimo por cantidad de cosas, para eso tenemos Primark, H&M,... que nos lo ponen en bandeja, aunque no tengamos ni idea de dónde, quién, por cuánto o en qué condiciones esté hecho. Bueno, a ver si poquito a poco vamos cambiando las cosas.
      Me alegro de que te guste el bolso, si te gusta te hago uno por...... ;))

      Eliminar
  6. A mí en varias ocasiones me han dicho que por qué no me dedico a vender esto o lo otro, y siempre me he negado rotundamente, más que nada porque me aburre mortalmente dedicarme a coser y a tejer una y otra vez lo mismo. Hay tantas cosas por hacer que repetirlas lo veo como una pérdida de mi tiempo. Sé que perdería todo el gusto por lo que hago.
    Dicho esto, si fuera a vender, lo haría en función del material y las horas invertidas. ¿No cobra un fontanero, un informático, pintor... en función de las horas? Pues yo esto lo veo igual. A la gente que no sepa el trabajo que hay detrás le parecerá caro, pero es que invertir horas y horas por un precio inferior al que corresponde, desde mi punto de vista, no compensa.
    Ese bolso-corbata es una preciosidad, y sí, la exclusividad se paga, así que cobra por ella :P. Besote inmenso Nekane, muaaaaaaak.

    ResponderEliminar
  7. El problema es que el fontanero, el albañil y demás trabajan con unos precios parecidos (digo yo..) y su trabajo, a veces, nos es urgente o, por lo menos, necesario. Cualquiera podría vivir sin mi bolso-corbata (snif), pero un cerrajero o un fontanero te pueden "salvar la vida". Cuando el producto que tu ofreces es, en apariencia, igual a otro que está tirado de precio, muchísima gente no se lo pensará, sobre todo si es su enésimo collar, vestido, bolso,....Así vivimos y así nos va.
    Besotes, Dácil.

    ResponderEliminar
  8. Me encanta el bolso es preciosisimo!!!! y lo que comentas de los precios yo veo que el trabajo artesanal no esta bien valorado y mas si lo comparas con los de las grandes superficies y no me voy a poner hablar del tema que tendria para muchisimas lineas.

    Besitos!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Emy, tienes razón, no se puede competir según con quién....
      Besos y gracias...

      Eliminar
  9. Interesantísimo debate, Nekane. No me explayo porque ya lo habéis dicho prácticamente todo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, yo creo que todas pensamos de una forma bastante parecida, aunque alcanzar el equilibrio..... es muuuuy difícil.
      Besos

      Eliminar
  10. Y qué te voy a decir que no te haya dicho ya?? El ejemplo de la peluquera es perfecto! yo he pensado muchísimas veces en ello, también lo podría equiparar a irnos de cena cualquier noche, a (casi) nadie le importa pagar ochenta euros por una cena para dos que se ha tardado en cocinar una hora (a veces menos) y la materia prima es mucho más barata que las telas (te lo aseguro), es un visto y no visto, en un ratín la cena ha desaparecido. Los vestidos hechos a mano suelen durar la vida... pues eso...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues el ejemplo de la cena en el restaurante es igual de bueno que el de la peluquería... y la cena en dos días ha desaparecido hasta de tu cuerpo, jajaj!!! Si es que pensamos todas parecido...
      Besos

      Eliminar
  11. la de vueltas que doy en la cabeza con tus posts nekane! pagar y ganar, si es que va mal en todos los sectores sea artesanos, profesionales, o es que estamos equivocados con los valores...ains...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como a mí me gusta darle vueltas a las cosas, me alegro de que sea contagioso... Hay valores que se nos "olvidan" y nos escudamos en la crisis para justificarnos. Consumiendo un poquito menos, dando importancia a las cosas que la tienen, compartiendo un poquito más...nos iría mejor, estoy segura. Besos (el próximo post, solo de costura, palabra).

      Eliminar
  12. No había visto ningún bolso de este tipo y me parece precioso. Estos trabajos no están pagados lo que valen si se les echan cuentas de las horas que les dedicamos salen practicamente regalados. Yo apenas he vendido un par de trabajos, prefiero regalarlos a quien sé que los va a apreciar. Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. No había visto ningún bolso de este tipo y me parece precioso. Estos trabajos no están pagados lo que valen si se les echan cuentas de las horas que les dedicamos salen practicamente regalados. Yo apenas he vendido un par de trabajos, prefiero regalarlos a quien sé que los va a apreciar. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Ana María. Tienes razón, como siempre salimos perdiendo económicamente, preferimos hacer estas cosas para quien queremos, solo que la duda surge cuando te piden algo y hay que poner precio... es difícil. Besos

      Eliminar