Páginas

domingo, 8 de marzo de 2015

#yozurzo

Nire amak kontatzen du bere amamak (XX. mendearen hasieran, Euskal Herri nekazarian) mantal berria erosten zuenean zati karratua moztu eta adabaki moduan berriro josten ziola, bere joste-trebetasunak munduari erakusteko.
Gerra ostean, aldiz, adabakiak jartzea edo galtzerdiak errepasatzea pobrezia, urritasun edo estuasun ekonomikoaren sinonimo bihurtu zen. Ideia hau gure subkontzientean sakonki sartu eta bertan geratu zen.
Ni gaurkoan galtzerdiak errepasatzea (euskaraz honetarako beste hitzen bat ezagutuz gero, esan, mesedez) errebindikatzera natorkizue, konplexurik gabe: ez al ditugu apurtutako bakeroak erosten? ez al ditugu era guztietako konponketak egiten gure arropetan? zergatik ez konpondu zulotxoren bat duten galtzerdiak? Aspalditik egin izan dut: gaizki moztutako atzazalek ezustekoa ematen zigutenean..., alaba nerabearen bota militarrek galtzerdi puntak txikitzen zituztenean..., senarrak lanerakoak erredura txikiekin ekartzen zituenean... eta, gaur egun, bi aldiz jantzita zulotxoren bat azaltzen dutenean...

Cuenta mi madre que cuando su abuela (principios del siglo XX, País Vasco, entorno rural) compraba un delantal nuevo, le cortaba un cuadrado e inmediatamente se lo cosía, lo remendaba, vaya, para mostrar al mundo sus habilidades de costurera.
Después de la guerra, sin embargo, remendar o zurcir calcetines se convirtió en sinónimo de pobreza, escasez o estrechez económica. Esta idea penetró muy profundamente en el subconsciente y ahí se quedó.
Hoy vengo a reivindicar el hecho de zurcir (en mi casa se dice "repasar"), sin complejos: ¿no compramos, acaso, vaqueros rotos? ¿no hacemos todo tipo de arreglos a nuestras ropas? ¿por qué no arreglar, entonces, los calcetines que tienen algún agujerillo? Yo lo hago desde hace tiempo: cuando uñas mal cortadas nos daban sorpresas..., cuando las botas militares de mi hija adolescente destrozaba las puntas de los calcetines..., cuando mi marido traía los del trabajo llenos de pequeñas quemaduras... y, hoy en día, cuando después de dos puestas presentan alguna picadita...


Orain dela gutxi, mertzeria baten aurretik pasatzean zurezko arrautza berdeak begiratu zidan eta erosi egin nuen, ordurarte errepasatzeko pelota edo patataren bat erabiltzen bainuen. Amari kontatu nionean alabastrozko berde-marroia ekarri zidan, berak urteetan erabilitakoa...

Hace poco, pasando delante de una mercería, el huevo de madera, el verde, me miró y lo compré, ya que hasta entonces para repasar utilizaba una patata o una pelota. Cuando se lo comenté a mi madre, me trajo el rayado de alabastro, el verde-marrón, que ella había utilizado durante muchos años....


Bikotetxoa daukat...

Ya tengo la parejita...


Gaur egun, zortzi bat galtzerdi pare erabiltzen dut eta horietatik bat errepasatuta daukat. Lan fina egin nuen konpontzen eta ez da apenas igertzen; egia esan, ez dut ondo gogoratzen zein den...;-)
Eta zuk, galtzerdiak pasatzeko arrautzarik al duzu? ;-))
Hurrengora arte!!

Hoy por hoy, utilizo unos ocho pares de calcetines y, de ellos, uno está zurcido. Hice un buen trabajo con él y apenas se nota; a decir verdad, no recuerdo bien qué par es...;-)
Y tú, tienes huevos para zurcir calcetines? ;-)
¡¡Hasta la próxima!!

29 comentarios:

  1. y esto para qué se utiliza?... lo siento...jeje... se mete dentro del calcetín?

    ResponderEliminar
  2. Sí,.... se mete dentro y se zurce estupendamente. Deja el agujero más a la vista y puedes maniobrar mejor con la aguja, hace como de base... Con una patata era un asco!!

    ResponderEliminar
  3. Mi abuela tiene uno de madera para zurcir calcetines! Hace mucho que ya no lo usa (no tiene ni los ojos ni las manos que tenía), creo que la próxima vez que vaya se lo pido :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Di que sí, esos tesoritos no deben perderse...

      Eliminar
  4. Jajaja... Yo también tengo de madera, pero de color natural...y lo sigo usando.
    Por aquí cuando no había posibles para comprar uno se usaba una bombilla estropeada (el filamento).
    Mi abuelo era carpintero y en su casa (la de mi madre) había uno hecho por él.
    Ahora los hay hasta en los chinos.
    Biquiños!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eran otros tiempos, cuando poder contar con un huevo de madera era ser un poquito afortunada... está muy bien que los sigamos utilizando ;)

      Eliminar
  5. Ay zure alabaren bota militarrak ta arrautza berdea... :P Hori bai, amamana askoz eleganteagoa da eh? X) Eramango dotzudaz nik galtzerdiek errepasatzeko hahaha Muaaaa :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ai, ai, ai... nire alaba berdea eta arrautza..... Barkatu, nire alaba eta arrautza berdea...!!! Eta ez ekarri hona lan gehiago, mesedez!!! Muaks

      Eliminar
  6. Vaya parejita bonita! El de tu madre es precioso. Mi mi madre usaba una bombilla azul, redonda, grande, y muy azul. Aún la conserva y siempre está dispuesta a utilizarla, cualquier pretexto es bueno.
    Un besete.
    Nora

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El de alabastro es de categoría!! aunque lo de la bombilla también tiene su encanto, yo no lo había visto nunca pero ya has visto que en algún otro comentario también la han citado.
      Besos

      Eliminar
  7. Pues claro que tengo huevo y también se lo he comprado y enseñado a usarlo a mis hijos ó es que ¿vamos a tirar un par de calcetines por un agujerillo? ¡¡de éso nada!! mi suegra me enseñó "que de lo que se tira no se aprovecha nada".
    Me encanta el huevo de alabastro es una preciosidad ¡y con historia! el mío es de madera, sin color.
    BESICOS.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué razón tienes, Arish!! Aunque zurcir no tenga buena fama, veo que somos muchas las que lo hacemos... y bien orgullosas, además...
      Besos

      Eliminar
  8. Jaja, no tengo huevos! Alguna vez he usado lo que viene dentro de los huevos de chocolate para guardar la sorpresa, pero reconozco que coser a mano no me gusta nada.
    El de alabastro es precioso, pero como te caiga en un pie.....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cómo que no tienes huevos!!?? Por ahí arriba han dicho que hay hasta en los chinos, vete corriendo a por uno, que esto es otra categoría diferente a coser... ;))

      Eliminar
  9. Yo heredé los huevos de mi abuela: el de madera y el de alabastro, aunque el de alabastro lo tengo en el salón a efectos decorativos, me gusta más trabajar con el de madera. También heredé sus lanas para zurcir calcetines, traídas de Francia hace mil años cuando aquí no había nada de eso (mis abuelos llegaron a Canarias en plena posguerra, imagínate). Y les doy uso, vaya que sí, aunque a la mayoría de calcetines que se comercializan hoy en día no dan ganas de darle un triste zurcido, de lo endebles que son; el zurcido suele quedar más sólido que el resto del calcetín. Un abrazo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón en lo de la calidad de los calcetines que compramos ahora, en cuanto a los huevos, yo todavía no he estrenado ninguno, porque zurcí una partida de ellos justo la semana anterior a comprar el huevo de madera. Ya verás como en una temporada no se le agujerea a nadie ninguno...
      Besos

      Eliminar
  10. Mi huevo es de madera y es el recuerdo más preciado que tengo de mi abuela, lo guardo con mucho cariño y lo uso cuando hace falta, va genial! <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que sí, una herencia entrañable y práctica... a usarlo sin complejos!!
      Besos

      Eliminar
  11. tutorial bat behar dudala uste dot!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ez duzu inoiz egin?? Nik neure modura egiten dut baina hainbat tutorial dago yotuben, hau, adibidez: https://www.youtube.com/watch?v=YJKoe_aw-wA

      Eliminar
  12. Pues mira tú, que yo no tengo ninguno. El de alabastro es una preciosidad. Ahora mismo me voy al chino a comprarme uno, y haré un par de agujerillos a mis calcetines, para practicar. Bueno, mejor a los de "J", jajaja. Tengo que cambiar el chip, y reciclar más. Zurcir... a mucha honra. Un besazo, Nekane.

    ResponderEliminar
  13. Pues claro que sí, a zurcir.... aunque sea con huevos de los chinos (joooo, qué mal suena!!) y no con los heredados de la abuela. Besazos, Dácil.

    ResponderEliminar
  14. Ja ja que bueno! No hace mucho que le pedí a mi madre el suyo (de madera, sin pintar, el que usaba cuando yo era niña) con la intención de remendar unos cuantos calcetines que (siendo bastante nuevos) ya se habían agujereado, y así oponerme "a lo cutre" a tanto consumismo y a esta manía de las empresas de hoy en día con la obsolescencia programada, que es algo que me enferma!
    Pero la verdad es que aún no me he puesto... me da pereza ¡será posible!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué casualidad!! Venga, sacúdete la pereza y a por ello, que al final hasta relaja!!

      Eliminar
  15. Yo quiero huevos como los tuyos!!! Desde que escribí mi entrada sobre el zurcido
    http://sentarseacoser.blogspot.com.es/2013/11/palabras-con-imagen-que-te-zurzan.html
    Estoy buscando un huevo como dios manda... Pero no lo encuentro...😢

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anda!!!!! no había leído tu entrada del zurcido!!! Qué buena!! Yo este me lo compré en mi viaje a Barcelona, casi sin pensar, y ya tengo DOS... En cuanto encuentres el primero no dejarás de ver huevos por ahí. Si veo alguno por aquí te lo mando ;)
      Besos

      Eliminar
  16. Hola Nekane!
    Te he dejado un premio en mi blog, puedes pasarte a por él en este enlace http://obradoirodeklor.blogspot.com.es/2015/03/premios.html#more

    Biquiños!!! ;))

    ResponderEliminar
  17. Pues no tengo huevito (mi madre sí) porque cuando zurzo un calcetín el resultado es un burruño de hilo y calcetín que al final necesitaría una talla más de zapato para poder poder ponérmelo. Cuando se me hace un agujero en un jersey se lo llevo a mi abuela, que lo hace tan bien que luego no suelo saber dónde estaba exactamente el agujero. Me maravillas estas habilidades.

    ResponderEliminar
  18. Pues ya puedes aprovechar, ahora que tienes quién te enseñe, porque ciertamente son habilidades en desuso...Aunque bueno... no tanto... ya hemos visto en los comentarios que somos muchas las que lo hacemos y lo defendemos.
    Besos

    ResponderEliminar