Páginas

Titarea

Txikitan amak eta eskolako maistrek irakatsi zidaten josten. Hamika urte bete nituenerako eskuz ondotxo josten nuen, baina behartuta. Nire nerabezaroan zakuak baino handiagoak ziren jertseak baino en nuen egin. Umeak edukitzean, era guztietako konponketak egin nituen eta, azkenik, Bernina zahar bat nire eskuetara iritsi zenean, neuretzako gauzak egiten hasi nintzen. Orduan hartu nion plazerra jantziak egiteari...
Institutuko irakaslea banaiz ere, gaur egun ogibidea galdetzen didaten bakoitzean"jostuna" esaten dut.

De pequeña me enseñaron a coser mi madre y mis maestras. Para cuando cumplí once años cosía bastante bien a mano, pero obligada. En la adolescencia sólo tejí jerseys más grandes que sacos. Cuando tuve a mis hijos hice arreglos de todo tipo, hasta que cayó en mis manos una Bernina vieja con la que empecé a coser para mí. Entonces empecé a disfrutar haciéndome ropa...
Aunque soy profesora de instituto, cada vez que me preguntan cuál es mi profesión digo "costurera".


1 comentario:

  1. Qué suerte que te enseñaran a coser de pequeña, ¡lo que daría yo...! Te voy a añadir a mi lista de blogs para leer, porque me ha encantado lo que he visto. Un saludo, Nekane. Seguro que aprendo mucho de ti.

    ResponderEliminar